Cata de cerveza artesana 

El puesto 36 del renovado mercado de Triana fue el escenario que acogió el pasado 12 de junio una cata de cerveza artesana fabricada y comercializada en Sevilla, precisamente desde allí. La cerveza Taifa representa un proyecto 100% sevillano, a cargo de Jacobo Portillo y su socio Marcos Estrada. En el acto participaron una docena de socios de Moncase, que degustaron a modo de cena informal las dos variedades de cerveza que allí se elaboran, así como el maridaje de tapas y productos hechos también en el mercado de Triana.

Sevilla, ciudad cervecera por excelencia, no se está quedando atrás en la imparable movida de creación de nuevas espumosas artesanas. Y como ejemplo esta cerveza, de marca Taifa, que se fabrica en el mercado de Triana desde el año 2011, en pequeña producción, en dos puestos que fueron pescadería, y ahora son una micro fábrica.

 Las cervezas degustadas fueron las dos variedades que actualmente se elaboran y comercializan por la marca Taifa -rubia y tostada- ya que tras el verano está previsto embotellar una tercera.

Comenzó la visita con un pequeño recorrido al mercado, que alberga murallas y cimientos del que fue castillo medieval de San Jorge y cárcel de la Inquisición. Al ser horario de tarde, los puestos tradicionales de fruta, verduras, pescados y carne estaban cerrados. Pero hay que decir que las mañanas en este mercado son deliciosas para la vista, por la bella presentación de sus puestos de productos frescos.

También hubo una pequeña parada en el puesto de ostrería en el que preparaban el sushi que luego se degustaría junto a la cerveza, para pasar a las micro instalaciones de Taifa, dónde Jacobo Portillo explicó el proceso de fabricación de esta cerveza, totalmente artesanal. El producto necesita un mes para evolucionar en botella antes de ser comercializado.

Taifa es 100% malta, con una graduación alcohólica de 5 a 4,7º. En su fabricación se consumen 100 kg de cereal a la semana. En el proceso es fácil la contaminación bacteriana, de ahí lo delicado de su manipulación.

Tras el embotellado y el etiquetado (proceso que se hace allí mismo y con gran rapidez) las cervezas reposarán 3 semanas en sus cajas, periodo durante el cual el cervecero irá tomando muestras a modo de control de calidad. Según Portillo, 23 kg de cebada producen 100 l. de cerveza. La espuma depende del carbónico. Pero el agua es el 96% de la cerveza. No es cierto que existan cervezas sin alcohol, siempre llevan un mínimo.

La Taifa se debe beber entre 4-8º, aunque en Sevilla se tomará más fría. No tiene conservantes. Actualmente se distribuye en diversos bares de la capital.

Catas: cerveza Taifa rubia: fresca, sabores a cítricos, vista turbia. Se acompañó de aceitunas, frutos secos, tortilla de patatas (hecha en el mercado) y queso curado con picos. Cerveza Taifa tostada: tipo Pale Ale. Sabor intenso, con un aroma más afrutado. El maridaje fue a base de surtido variado de sushi de pescado y de verduras.

Y por gentileza de Taifa, unas gambas cocidas de Isla Cristina.

Una agradable experiencia en el mercado de Triana, un acercamiento a la cerveza artesana de Sevilla, una degustación más que deliciosa, y, para terminar, una visita al pequeño teatro instalado en el mercado, CasaLa, con capacidad para 28 espectadores.